Donde se cocinan los sueños

Belén Casetta, la finalista en los 3000 metros con obstáculos en el Mundial de Londres 2017, entrena en Iten, la Meca del atletismo de fondo.

Suena la alarma del celular. Son las 5.30 y descansó muy bien. Se higieniza, se calza la ropa deportiva y sale a trotar en ayunas. Su cuerpo se despierta durante los primeros kilómetros, mientras asoma la claridad. La humedad puede ser la misma que en Mar del Plata, pero no está en su ciudad. Trota a 2.500 metros de altitud. Sube y baja lomas. Corre en un pelotón de hombres y mujeres negras. Ella, Belén Casetta, la “musungu” (blanca), en un día más en Iten, la cuna de los campeones keniatas de maratón.

FEPAGI - 300x200

“Esta experiencia superó todas mis expectativas. Estoy rodeada de atletas y varios son campeones olímpicos o mundiales, o dueños de los récords del mundo. Yo no soy nada en comparación con la mayoría de los keniatas. Acá no pueden parar de entrenarse. Es su naturaleza. Es su cultura. Es como el mate para nosotros”, cuenta después del almuerzo la finalista en los 3.000 metros con obstáculos del Mundial de Londres 2017 y olímpica en Río de Janeiro 2016​, en pleno descanso de su plan de entrenamiento de elite. En La Meca del atletismo de fondo.

Lleva casi cuatro semanas en ese pueblo keniata de suelo rojizo, sonrisas blanquísimas, caminantes eternos y keniatas que abrazan el correr ya no como deporte sino como cultura y como una vía de escape hacia otro mundo. Miles de años corriendo están grabados en sus genes. Y para Belén, a 10.300 kilómetros en línea recta de su hogar, todo es sorpresa, admiración, respeto y pasión.

Acá están todos corriendo. Si me quedo 10 minutos quieta, más de 200 personas pasan corriendo. 

Lo normal es encontrarte todo el tiempo con algún keniata que nunca salió de su país porque para ellos no es bueno ¡Y tiene marcas de 1h02 en medio maratón o de 2h05 o 2h08 en maratón a 2.500 metros de altitud! En Argentina sería el mejor. Pero todos siguen entrenándose igual porque es una necesidad”.

Con un puñado de casos de coronavirus en Nairobi, la capital, el presidente Uhuru Kenyatta cerró las fronteras de Kenia para el ingreso de extranjeros. Pequeño detalle: Belén está en el territorio. Así que hubo cambios que afectaron su día a día y este martes emprenderá su regreso anticipado a la Argentina, derechito a la Cuarentena​.

Un atleta de alto rendimiento con perfil olímpico es una máquina perfecta que debe combinar entrenamiento y fortalecimiento físico con nutrición, descanso y tenacidad mental para llevar su cuerpo al límite en ciclos planificados por un entrenador. Su trabajo es ese. Debería ser ese. Pero en Argentina es imposible que sea ese si el dinero de una beca no alcanza y escasean los sponsors privados. Por eso Belén Casetta disfruta su estadía en Kenia. Porque vive para lo que la apasiona y no debe preocuparse por nada.

En esa tierra rojiza se cocinan los sueños. Y allí estuvo Belén Casetta. En Iten, la casa de los campeones.

Fuente: Clarin deportes. 

Fotos: Leo Malgor.