No le cerró a ninguno

Alfredo Aguirre, Víctor Toledo y Simón Cabrera volvieron a cristalizar un “apronte” que no se dio como esperaban.

En principio el Desafío de los 10 kilómetros entre Toledo, Aguirre y Cabrera se iba a desarrollar en el habitual trazado del Parque Recreativo Don Tomás. Por las condiciones climáticas _que no cambiaron_ lo hicieron desde el Centro Judicial hacia la vecina localidad de Toay.

Heracles - 300x200
Club del Niño y Amigos - 300x200

Evidentemente el viento, la tierra y el trazado les jugaron una mala pasada.

En la salida, salió como una tromba Alfredo Aguirre. “Fui a buscar mis parciales (4.7) sabiendo que en la tierra iba a mermar. Me sentí bárbaro, pero la arena y la subida nos mató, estuvo muy pesado. Fue un trabajo que no le cerró a ninguno. Ya en el kilómetro tres no daban los parciales. Llegamos hasta el club de Caza completando cinco kilómetros. Lo tiraremos otro día”, explicó Alfredo Aguirre.

Por su lado, Víctor que progresivamente buscó despegarse de Simón (Cabrera) e ir a la caza de Alfredo _más allá que en algún momento el tercero en cuestión le dio alcance y por unos metros estuvo adelante_ admitió a esta hoja digital que “fue el peor día, pero bueno, quien no arriesga no gana. Fue un intento fallido. En este apronte no teníamos que rendirle cuenta a nadie, pero estamos bien. Claro, que cada uno quiere ganar y juega con su estrategia”.

Le dijimos que en el video se lo notó un tanto pesado, sin la elegancia que caracteriza su andar. “Me dijeron sobre el braceo; pasé por alto un masaje pero son cosas a mejorar. En un momento lo vi a Alfredo (iba adelante con buena diferencia) fruncir los hombros y venía exigido”.

Lo rescatable es que tres atletas, tres amigos, organizan estas salidas para observar cómo van en su preparación. Es lo que cuenta, independientemente del circunstancial resultado. Ellos lo saben y así debe ser.

Arte Hogar