En la búsqueda de su destino

Joana Calderón juega de nueve en el equipo de Estadio Municipal y estudia. “Es un orgullo para mi familia que yo termine la carrera”, precisó.

La particularidad de Joa (como le dicen sus amigas) es que desembarcó en esta ciudad en el 2013, luego de terminar sus estudios secundarios en Caleufú. Ella es de Pichi Huinca y sus hermanos (son 12) juegan al fútbol menos la mayor.

Club Social el Circulo - 300x200
Pampa Rectificaciones - 300x200

En las entrevistas de Deporte Capital Radio, dijo que “vine porque tenía uno de mis hermanos aquí, que estudiaba geografía y trabajaba. Me costó bastante la carrera de profesorado en Matemáticas, pero nunca aflojé por el apoyo que tenía de mis amigos y de mi familia; ahora me quedan solo tres finales”, sintetizó Joana.

Enseguida agregó al respecto: “es un sueño para mi familia que termine mi carrera terciaria”.

Estar tan cerca de recibirse le ha permitido dar clases y hacer algunas suplencias. “Es bueno ir haciendo experiencia para ir entrando en el ámbito docente. Hay que tener confianza en uno”, sostuvo.

No titubeó en expresar que “no sé si voy a seguir acá; todo depende donde me salga trabajo, aunque me gustaría continuar aquí”.

Igualmente dijo que “por la situación económica, donde me salga un trabajo, me voy. No tengo problemas para ir a cualquier lugar.

Nació con el fútbol y es su pasión. En un pueblo que tiene poco más de 300 habitantes y con tantos hermanos, no había manera de no hacerlo.

Llegó en 2013, y por el convenio que existe entre la universidad y los clubes, se anotó en voleibol en el club Estudiantes. “No me encontré y con otra compañera cambiamos al básquet y me pasó lo mismo”.

En ese entonces vivía cerca del Estadio Municipal y allí fue. “Me encontré con Marcela (Castro) y aquí estoy. Destaco el grupo humano y me sentí cómoda enseguida, un aspecto que no encontré en los otros deportes”.

Joana, de pocas palabras pero muy agradecida, detalló que “no siendo de este lugar y viniendo de un pueblo tan chico, se valora mucho encontrar donde ves un refugio cuando las cosas no andan bien. Si necesito algo, siempre están al lado Marcela y Antonella (Chico), como así también las demás compañeras. Es para destacar y por esas razones me adapté muy bien”.

Comprometida al máximo, Joana acomoda sus horarios para no faltar a ninguna práctica de fútbol. “Me gusta entrenar y estar con el equipo, me hace muy bien”, reconoció.

Antes viajaba seguido a su tierra natal, pero por los estudios, “son mis padres los que vienen a visitarme. Quiero que salgan del pueblo. Mi mamá es muy futbolera, es hincha de Boca y ve todos los partidos, además de asistir a los partidos en el pueblo donde también juegan mis hermanos”, concluyó.

Mutual Pampeana - 300x200