Lo resolvió en tiempo extra

All Boys se impuso de visitante a su par de Belgrano por 3 a 1, en el partido de ida de una de las semifinales del Provincial de fútbol femenino.

 

Tenis Lowo Che
UNLPam

Un primer tiempo para el olvido, más allá de algunas aproximaciones de un lado y de otro, aunque el dominio territorial lo tuvo la visita.

Es que la claridad estuvo al margen de este juego, y en ese panorama se sucedieron muchas faltas y con las acciones detenidas en varias oportunidades.

En el complemento, los goles matizaron e hicieron subir los decibeles, pero no el juego atildado pretendido que nunca apareció.

A los 6 minutos Ana Islas lo tuvo luego de enganchar hacia su derecha, pero su disparo se retiró apenas por arriba.

La apertura del marcador decantó a los 21 minutos. Agustina Maldonado ejecutó maravillosamente bien, por el centro del terreno y el esférico impactó arriba, sobre el madero derecho de Camila Constantino que pese a su estirada, no llegó. Golazo.

Lo igualó Belgrano a los 31, tras un lanzamiento de pelota parada, sobre la derecha, a cargo de Antonela Chicco, al segundo palo, donde emergió la figura de Anahí Boigues para darle cruzado y desatar el delirio de la parcialidad tricolor.

El juego seguía con un fuerte tinte de nerviosismo, adentro y más afuera de la cancha. Muchas protestas de un lado y de otro por fallos del colegiado en situaciones de dudosas autenticidades, que entendían no correspondían. Como pasa casi siempre, en cualquier partido de cualquier liga y fuere la divisional que fuese.

Se jugaba tiempo de descuento cuando un tiro libre desde la izquierda por parte de Agustina Maldonado, es capitalizado por el segundo palo por la ingresada Lucía Schab, y de cabeza eleva la cuenta a dos.

Y a falta de dos minutos para cierre del partido, consumido el tiempo extra, nuevamente Agustina Maldonado, de tiro libre desde la izquierda la pone por arriba sobre el segundo parante y así abrochar la victoria.

Claramente todas las conquistas emergieron de pelota parada, lo que se deduce inexorablemente la falta de juego y la mencionada claridad, que, evidentemente, estuvieron ausentes.