Una cancha de Primera

Guardia del Monte dispone hoy de un reducto deportivo que luce impecable. “Es un esfuerzo que viene del año pasado”, precisó Mariano Ramírez.

El máximo referente del club Guardia del Monte, Mariano Ramírez aseguró a Deporte Capital que “el año pasado comenzamos sembrando una parte, por el poco presupuesto, especialmente sobre las líneas donde el latex no agarraba por la tierra y la cal quema el pasto”.

Heracles - 300x200
UNLPam

Contó que “un convenio con el club La Barranca _que utilizará la cancha cuando comience la actividad_  nos permitió hacernos de las bolsas de semillas y dinero por el alquiler. Nos asesoraron y sembramos en marzo. Le metimos nueve bolsas con la máquina que disponemos. Después fue agua y tiempo”.

Admitió, además, que “nos ayudó también la lluvia, pero de todas maneras la regamos dos veces al día”.

El trabajo principal recayó en su hijo David (arquero y profesor de educación física). “Se había quedado sin trabajo y nos propuso de dedicarse a la cancha a cambio de un arancel. Así que iba todos los días, ubicando arena en los sitios requeridos, atendía el riego por aspersión e iba acomodando todo. El canchero Corvalán se sumó para cortar el césped en cuatro oportunidades”.

Por otro lado se continuaron con los trabajos en los baños y últimamente se compró una bolsa más de semilla y arena, para emprolijar los pocos lugares a cubrir que quedaron en el escenario deportivo.

Mariano imagina que “recién en agosto podría llegar a reiniciarse la actividad”. Opinó que en el caso del Sur “el tema es un poco más complicado porque sus planteles cuentan con jugadores de Bahía Blanca donde circula el virus. No es nuestro caso”.

Con relación al futuro formato del torneo dijo que “si lo hacen por zonas no debería haber descenso; sería lo más lógico”.

Respecto a los objetivos deportivos estimó que “estaremos bien si andamos por la mitad de la tabla”.

Finalmente, remarcó que “la divisional B no cerró el libro de pase, y por ahí Uriburu (con pretensiones de ascender) podría llegar a seducir algunos de nuestros jugadores para llevárselos, y se nos presentaría un serio inconveniente”.

Verduleria