Deporte Capital

¿Jugar sin tocarse?

Colombo y Miglioti - Largo
Estudio Contable Monti
Gobierno de la pampa y Defensa Civil
G Supermercados - Largo
Artelco
Audiovisual UNLPam
Club Trabajadores de Farmacia
Club del Niño
xiram
Polleria Pequeño Pollo
La Organización Mundial de la Salud define como alto riesgo que dos jugadores estén a una distancia inferior a un metro durante 15 minutos.

La aplicación de este distanciamiento en el rugby es casi imposible y hasta plantea un cambio normativo. En un partido, con una duración de 80 minutos, los delanteros de las dos primeras líneas -cinco por equipo- pasan una media de 17 minutos de exposición. Ellos son la punta del iceberg de un deporte que supone la acumulación de muchos jugadores para esfuerzos mayúsculos. De la nueva normalidad puede aflorar un nuevo juego.

Camara de Diputados La Pampa
Arenas

World Rugby -la federación internacional- presentó este jueves pasado un estudio basado en los riesgos de transmisión por transpiración y saliva. Puso el foco en los scrum, plataformas de ocho jugadores por equipo que suponen un pilar del juego y, según la investigación, el 50% del riesgo de contagios. El objetivo a partir de ahora es que haya menos. Por eso la propuesta incluye que cuando el scrum no haya podido iniciarse, como ocurre frecuentemente al tratarse de un complejo equilibrio, no se reinicie el proceso y se decrete un golpe franco. Y pone en los jugadores la responsabilidad de priorizar la estabilidad sobre el empuje. Tampoco habrá scrum tras un golpe de castigo -los equipos pueden elegir entre patear a los palos, al line o scrum- ni cuando un jugador sea tackleado en su propia zona de marca.

El estudio plantea limitar el riesgo en otras fases de conquista. Los árbitros, aconseja la federación internacional a los organismos nacionales, deberán reducir de cinco a tres segundos la lucha en el ruck -fase en la que un jugador es tackleado y suelta la pelota- y no se permitirá la incorporación de nuevos efectivos al maul -una plataforma de jugadores que avanza junto al portador del balón- una vez que se haya formado. Además de 15 titulares por equipo, el rugby cuenta con ocho suplentes que suelen entrar en acción. Más efectivos, más riesgo.

Fuente: La Nación

Mutual Pampeana - 300x200